jueves, 15 de noviembre de 2007

El uso del hombre y la mujer en la publicidad



“¿Hasta cuándo los hombres seguirán muriendo? Mientras la mujer siga engendrando”. Con esta frase del evangelio de los egipcios, queremos poner de manifiesto como el papel de la mujer en la publicidad ha sido desvirtuado y usado como un objeto, centrado en sus fines reproductivos, y no como ser humano. Prácticamente la mayoría de la publicidad que podemos encontrar en la actualidad hace un uso del hombre y la mujer como referentes eróticos para la seducción inducida de sus mensajes. No obstante, no se puede admitir que el éxito de una campaña publicitaria está en la utilización del ser humano como objeto de uso y de consumo sino que debe estar abalado por el reconocimiento del propio producto. La mujer española ha sido protagonista de importantes cambios dentro de la vida social en las últimas décadas que deben ser asumidas y reconocidas en todos los ámbitos. Así lo han entendido los medios de comunicación que han contribuido de manera importante a esta transformación. Para consolidar y profundizar la igualdad entre hombres y mujeres es fundamental respetar la imagen de estas y adecuarla a la realidad social actual, alejándola de estereotipos trasnochados.


Sin embargo hay que lamentar que sigan apareciendo contenidos considerados por los ciudadanos y las ciudadanas discriminatorios por razón de sexo y ante los cuales estos protestan y efectúan denuncias. La publicidad es la que más frecuentemente provoca el rechazo por la continua representación de la mujer en una posición subordinada o dependiente.




Como ya hemos mencionado el uso de la mujer no ha sido el más adecuado, ya que siempre se han utilizado los esteriotipos más discriminantes para ella, así caben mencionar los siguientes:


· Reducción de la mujer a la función reproductiva y atribución exclusiva del cuidado de la familia y el hogar, aunque en la actualidad este es uno de los esteriotipos que menos se suelen utilizar por los grandes avances que ha conseguido la mujer en la presente sociedad, tales como la integración en el mercado laboral, la mayor participación en organismos públicos y partidos políticos, etc. Sin embargo en la publicidad “en blanco y negro” si se hace referencia a este tópico, por el marcado machismo de la imagen, así un anuncio que marcó una época fue el de la familia Philips del artista Carmen Sevilla en la cual con una pegadiza letra se utiliza el reclamo de la figura femenina para vender los electrodomésticos de uso diario tales como la lavadora, el exprimidor, el tostador, el frigorífico, etc. dando a entender que es la mujer la que tiene que utilizar por su propia naturaleza este tipo de aparatos, relegándola a “sus labores”. cuerpo femenino para la venta de productos sin relación con él, a modo de reclamo publicitario.




Presentación de las mujeres como objeto sexual pasivo.
Se refieren al uso del Este es el supuesto que más veces se ha utilizado en la publicidad cuando se introducen tintes eróticos. Con esta modalidad supuestamente se está aludiendo a los hombres, es decir, vamos a explicarlo a través de un ejemplo en concreto, así los anuncios de cuidado personal del hombre suelen utilizar las dos figuras humanas. Por un lado se presenta al hombre utilizando el producto, ya sea aplicándose colonia, desodorante o crema de afeitar y por otro lado como consecuencia emerge la mujer normalmente una escultural, flamante y utópica modelo que se lanza irresistiblemente sobre el hombre con actitudes provocativas, pudiendo destacar entre muchas marcas las campañas del gel Axe, que bajo el eslogan “El efecto Axe” se reproduce lo dicho anteriormente.







¿Puede un anunciante sugerir la idea de que emborrachando a una chica podremos disfrutar de sus favores? ¿o mostrar a una mujer desnuda y encadenada como premio por la compra de un producto? ¿Acaso no toman medidas las Administraciones competentes contra los empresarios que maltratan a las mujeres en sus anuncios, presentándolas como meros trofeos para quienes compren sus productos? En la publicidad, la frontera entre el sexo y el sexismo es muy estrecha. Y son muchos los que la cruzan a sabiendas de que no hay nadie que se lo impida, valiéndose de la debilidad de la legislación existente.


En el CD que anexamos puede visionarse algunos de los anuncios que realiza la compañía francés Axe. Concretamente nosotros hemos seleccionado el del año 1999 en el cual nos encontramos con un lujoso apartamento francés en el cual aparece la primera figura masculina, un atractivo joven ejecutivo que sale velozmente de su casa vistiéndose a la vez que se va aplicando el nuevo desodorante Axe mientras que en la planta de abajo se produce un relevo quedando el nuevo personaje que entra, de menor gracia física, impregnado por el efecto del producto, viéndose “atacado” por una señorita que no puede resistirse. No obstante el anuncio termina con una nota de humor. Como conclusión podemos extraer que la moraleja del spot es que usando dicho bien se atrae irresistiblemente a las mujeres. En años más recientes las campañas no han cambiado el lema, así en el 2000, se hace referencia a la figura del flautista de Hamelin como referencia para expresar la misma idea, mientras que ya en la actualidad los anuncios llegan a ser mucho más explícitos, tales como el de Gel de Ducha Axe, en el cual no solo se utiliza a la mujer como elemento sexual sino que además esta contiene tintes de objeto sobre el cual se puede ejercer tintes de total dominancia (En el supuesto gimnasio en el que se ambienta el anuncio las mujeres realizan todo lo que el hombre les ordena) y en el último emitido en televisión el eslogan ha perdido mucha de su sutileza inicial conteniendo expresiones tales como “Nuevo Gel Fornight para que no te comas sólo la noche”.

Otra de las características que se consideran en el estereotipo anunciado, es la utilización sin motivo aparente de la mujer a la hora de anunciar productos que no tienen nada que ver con ella. Así por ejemplo cabe destacar el anuncio del Citröen Xasa en el cual se muestra a la modelo alemana Claudia Schiffer bajando por la escalera de un lujurioso mansión a la vez que se va quitando prendas de su cuerpo hasta que llega al automóvil anunciado en el cual se encuentra completamente desnuda, justificando la pregunta de la voz en off que dice “No necesitas nada más para ir a la moda”, a lo que ella responde “Entonces para que vestirme con otra cosa”.

este es otro ejemplo de publicidad utilizando a la mujer sin necesidad alguna.


Otro ejemplo es el de la compañía de teléfonos móviles Telia, en la cual para anunciar sus teléfonos inalámbricos hacen referencia a la figura de la mujer de manera denigrante puesto que el esquema del anuncio se basa en dos señores que a través de sus teléfonos intentan vislumbrar que es lo que esconde la dependienta cuando trata de cerrar su tienda aunque para comprender mejor el anuncio conviene verlo en movimiento.



"Seguramente, ésta es la única ocasión en que desearás que acaben con tu botella de White Label". El anuncio al que pertenece esta frase muestra un vaso con whisky y hielo en cuyo borde se ven las marcas de carmín que han dejado unos labios. El mensaje está claro. Utiliza el alcohol para conseguir a la chica. Al elaborar sus mensajes, la industria publicitaria no suele pararse a pensar si éstos provocarán algo más que la atracción de sus clientes potenciales.
· Situarla como una propiedad/carga del varón. Posiblemente sea esta propiedad la que menos se haya utilizado, por ser la más atacante contra los derechos de las mujeres. En lo que se refiere a los ejemplos estos son muy escasos, pero existen aunque con matices muy pocos visibles, pero que con cierta paciencia y vislumbrez pueden apreciarse así, nos referiremos al anuncio de la maquinilla de afeitar Gillette Mach III en el cual se aprecia a un hombre que se está afeitando pero que realmente no es él el que lo está haciendo, sino que se puede apreciar la mano de una mujer, dando a entender el dominio que ejerce el hombre sobre la mujer, esquema parecido al que se desarrollaba en los anuncios descritos anteriormente de Axe en especial el de Axe Ducha.
Como consecuencia de estos comportamientos abusivos en la publicidad, surgió la iniciativa de crear un Observatorio de la Publicidad iniciativa del Instituto de la Mujer y del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales en 1994 para recoger estas denuncias y promover la rectificación o retirada de los mensajes más criticados y discriminatorios de acuerdo con la Ley 34/88 General de Publicidad que en su artículo 3º define como publicidad ilícita "la que atente contra la dignidad de la persona y derechos reconocidos en la Constitución especialmente en lo que se refiere a la infancia, la juventud y la mujer" y el artículo 5º del III Plan de Igualdad de Oportunidades para las mujeres (1997-2000) que establece "la necesidad de fomentar una imagen equilibrada y no estereotipada de las mujeres en los medios", realizándose las denuncias principalmente a través de un teléfono 900 gratuito (el 95% del total) y el resto a través de correo postal, correo electrónico y fax.


Los resultados han dado sus frutos, ya que se han producido un total de denuncias que asciende a 262 y son 112 las empresas denunciadas. De las cuales la campaña que ha levantado mayor polémica ha sido la de Renault Clio con 96 denuncias (38%), Air France en segundo lugar alcanzó el 49%. Y en lo que se refiere a los medios de comunicación que más han sido denunciado en primer lugar figura la televisión con un 71% de las denuncias seguido de la prensa (15’11%) y por último la radio (5’8%). Por sectores, el sector automovilístico agrupa el 47% de las llamadas al observatorio. A continuación estaría los grupos de alimentación (8’1%) y bebidas y tabaco (7’3%). Siendo las mujeres son la mayoría de las denunciantes (el 87’2).
Destacando los anuncios más denunciados nos encontramos con el de Renault en cuyo anuncio televisivo del modelo Clio, un joven Fausto reclama al diablo compañía femenina para su inmortalidad, sin embargo, el diablo le disuade de esta idea, ofreciéndole a cambio el citado producto. Por otro lado, aparece la campaña de Air France que bajo el lema de "Nos gustan demasiado las piernas de las mujeres como para obligarla a doblarse y retorcerse", la publicidad impresa de esta campaña retrata en primer plano las piernas de una mujer flaqueadas por una minifalda y tacones de aguja. Y por último el anuncio de Citroën Xara en el que Claudia Schiffer se desnuda para conducir el automóvil que ya hemos comentado anteriormente. Una vez que se reciben las distintas denuncias, el Instituto de la Mujer solicita por escrito a varias empresas la retirada de sus campañas publicitarias y algunas lo hicieron, ya que esta organización no tiene un carácter legitimo, a diferencia de Asociación de Autorregulación de la Publicidad.[2]
El sexismo en los medios de comunicación también ha sido muy agudizado durante muchos años, destacando en especial tres temas, en primer lugar el tema del el culto al cuerpo, lanzando mensajes a las mujeres en los que se las dice que hace falta que sean bonitas, musculosas, jóvenes, así es necesario que tengan dinero para comprar todos aquellos productos de belleza tan bien presentados en esta prensa femenina. Un segundo tema es de la seducción, encontrando en los mensajes provocación sensualidad, refinadamente, atractivo, en contraste con las feas, las “loros”, etc. El blanco y el negro, siempre es interesante porque nos damos cuenta mejor de que el blanco es verdaderamente más bonito, es decir, se hace uso de la comparación para que adquiramos el producto, y ser como la del anuncio. Y un tercer tema que suele tratarse mucho es el de la superwoman, o lo que es lo mismo, la mujer que lo hace todo con éxito, que es bella, que seduce, que tiene éxito profesional y que tiene una casa extraordinaria, consigue unos niños maravillosos y un marido contento. El papel más importante de las mujeres es tener éxito tanto con los hijos como con los maridos introduciendo grandes alusiones machistas.
En la televisión las mujeres triunfan, son estrellas. Esta supermujer es más bonita que ninguna otra, es una modelo. La mujer se ha de superar diariamente, hace falta que piense solo en su trabajo. Novelistas franceses decían ya: "Una mujer es una esclava que hace falta saber poner en un trono".Una mujer puede ser bella, puede ser una estrella, puede ser una figura, pero con el dinero, no es posible. Sin embargo, la publicidad en la que aparecen chicas bonitas desnudas es la base del machismo, y de la ruptura de la creatividad del mensaje, incitando a la violencia contra las mujeres, y la violencia es, una de las formas de sexismo más duro.
Otras formas de sexismo, las encontramos en las formas de comunicación que tienen las empresas para contratar a su nuevo personal, así como para hacer referencias a sus productos, jugando con los tópicos de toda la vida. Así, por ejemplo en el año 2001 el Premio a la Publicidad denigrante fue para la empresa Montaña Azul, ya que en un anuncio de refrigeradores de oficina para contenedores de agua, mostraba a una atractiva rubia que sostiene un vaso y apoya su brazo sobre el depósito de agua objeto de la campaña, mientras que a pie de foto puede leerse el texto: "¿No echa en falta algo en su oficina?", jugando con el doble sentido de la frase, y utilizando el tópico de la rubia de la oficina. Lógicamente, dentro de la publicidad discriminatoria hay escalas. Si hay anuncios que reducen a la mujer, de forma más o menos clara e intencionada, al papel de sumiso objeto sexual, el caso de la empresa Majorica es quizás el más lamentable. En un anuncio de esta firma de joyas y perlas, que ha recibido el premio FACUA (www.facua.com) al Peor Anuncio del año 2000, se presenta a una mujer desnuda maniatada por la espalda con un collar de perlas. El anuncio utiliza el reclamo de que, obsequiándola con joyas de la marca, la mujer, reducida al papel de esclava sexual, aceptará sumisa los deseos del hombre.

Y en lo que decíamos a las ofertas de empleo que podemos encontrar en cualquier revista, los matices sexistas también son abundantes, como puede ser el caso de este anuncio en el que se reclamaba trabajo, y utilizaban el siguiente mensaje: "Televisión busca presentadora con pechos grandes". Este anuncio de una cadena local del municipio malagueño de Fuengirola, denunciado en 1999 por la Secretaría de la Mujer del sindicato CC.OO., es un ejemplo extremo del machismo implícito en las ofertas de trabajo que pueden leerse en los periódicos. Otro ejemplo, esta vez del año 1998 utilizaba la siguiente frase:” se busca un jefe de cocina, un jefe de bar, un maitre y un jefe de servicio técnico, y una mujer, para la limpieza de habitaciones”, y lo mismo pasa con los supermercados, donde piden hombres para puestos de responsabilidad y mujeres para trabajar como cajeras.
En 1999, Citizen Watch España retiró a raíz de sendas denuncias de FACUA y la Federación de Mujeres Progresistas un anuncio de su reloj Citizen Promaster, realizado por la agencia publicitaria Studio Più, en el que aparecía una mano acariciando las nalgas de una mujer, y el eslogan: "Sólo para grandes exploradores". Pero los casos en que los anunciantes rectifican o retiran sus campañas son excepcionales. Tras otra denuncia de FACUA, el Instituto Catalán de la Mujer instó a la empresa Intersa a la retirada de un anuncio de los relojes IWC que comienza con el siguiente texto en grandes caracteres: "Las mujeres fuman nuestros Cohiba. Pilotan nuestras Harley. Beben nuestros Lagavulin. ¡Que nos dejen por lo menos nuestros IWC!", y continúa con frases como "Su tamaño sólo admite muñecas poderosas" e "IWC. Desde 1868. Y mientras siga habiendo hombres". La empresa no sólo no retiró el anuncio, sino que continuó con anuncios similares, como uno con el siguiente texto: "Este IWC de titanio es duro. Especialmente con las mujeres. Sólo existe para hombres".
En 2000, FACUA denunció un anuncio de prensa del champán Moët & Chandon, de la empresa Moët Hennessy, que aludía implícitamente en sus imágenes a la sumisión de la mujer respecto del deseo del hombre al presentarla con la cabeza agachada y acariciando una botella del champán anunciado en un ambiente cálido. Igualmente, dos imágenes de menor tamaño refuerzan el sentido de la principal al establecer una similitud entre el interior de la botella y el interior de la falda de la mujer, ocultando aquello que el hombre desea y presentando a la mujer como objeto de deseo alcanzable mediante el consumo de la bebida y al champán como metáfora de éxito sexual.

Por último, comentar que la publicidad impone a hombres y mujeres un canon de belleza difícil de seguir, lo cual puede convertirse en un mensaje discriminatorio para aquellas personas que no se ajusten al mismo cuando se presenta como un requisito necesario para triunfar en lo social o lo sexual. En ciertos casos, la imagen de la esbeltez se presenta totalmente distorsionada, llegando al extremo de mostrar mujeres muy delgadas quejándose de un supuesto exceso de peso o talla. Es el caso de un anuncio difundido el año pasado por la marca de agua mineral Fontvella, en el que una joven con una falsa necesidad de perder peso, consultaba a su amiga cómo había logrado adelgazar, a lo que ésta le revelaba que su secreto consistía en beber agua de la marca, lo que implica que hay que tener cuidado a la hora de trasmitir el mensaje, en especial cuando se tratan temas tan importantes como la anorexia.